lunes, 26 de septiembre de 2016

10 de Agosto

Me dejé sumergir en el mar de luces de neón
para pensar y dejar ir una parte de mí.

Regaderas con neblina fueron oscureciendo
los amaneceres de los amantes de una noche,
se aproxima el día.

Todo resulta equidistante y eso
mancilla el nosotros.

La moda de las coincidencias quedo atrás
en la mesa del bar, donde nos conocimos.

Una pregunta asalta la cama
¿Vienes o te quedas?