domingo, 29 de marzo de 2015

Estúpida

He desintegrado la sensatez el último el trozo incorruptible se ha desvanecido, al tacto soy capaz de contaminar de óxido cada expresión, abrir nuevas heridas sin notarlas y sin intención previa. De nuevo con las finanzas del corazón en rojo, siendo cada vez más estúpida, mis espacios de luz ahora se recubren de paredes estoy enajenada de mi propia respiración cada vez más irregular y extraña intentando aferrarse a... ya no importa.

¿Qué puedo hacer, también me enamoro?

El miedo es el gatillo que convulsiona mis actos, la inercia suele acelerar el recorrido de mis relaciones fallidas, las ideas más simples terminan por pervertirse en el sarcasmo y las disculpas llegan a destiempo. Esta vez no pienso pedir perdón, ni siquiera  a mi por ponerme en esta situación, todo estará bien puedo acudir a las excusas y la disciplina al desastre es un entrenamiento de años.

¿Ahora sí es un adiós?

domingo, 22 de marzo de 2015

Palabras sueltas

Me desperté con una contrariedad en las manos y la necesidad de cuestionar diversos episodios del pasado.

Porque el presente esta muy acomodado en una rutina, quizá por eso que llaman madurez, o un híbrido de autómata y carne.

Así que no pretendo refutar lo evidente, suficiente desgaste tiene el cuerpo para aceptar lo acontecido día a día.

Extraño dar nuevos tumbos sin sentido...
Ya nada parece ser irreductible o es el aire que nos separa. Pretendo estar anclada en la vanguardia, pues persiste la idea de reciclar, aunque sea un pésimo amor.

Se agotaron los encuentros y las señales, nunca fue el tiempo correcto para vivir.

jueves, 12 de marzo de 2015

Tarde en la cafetería

Con los bolsillos llenos de ideas y las expectativas marcando el paso, pienso encontrarte por una casualidad premeditada, voy a dejar que el azar seduzca la espera mientras los mensajes cifrados del deseo van construyendo puentes entre las miradas.
Las letras dictan sonidos que me alejan de esos reflejos dulces en los ojos el rencor nos sobrecoge y el miedo alista la despedida, siempre estamos en puntos diferentes. Intento respirar la calidez ese perfume en la cercanía que solo se exhala de su pecho desnudo, por otro lado en caminos sin pudor vas dejando el rastro y las fantasías se pierden en un páramo de cama, la memoria no descansará hasta tener algo contigo.