sábado, 31 de enero de 2015

Tácitamente te fui amando

Tácitamente de fui amando, durante los desvelos del olvido, al compás de un viejo pentagrama y en medio de viajes en el tiempo.
La agonía de este amor llegó en suspiros membretados por correo regular, algunos se perdieron en la oficina postal y los sobrevivientes se arrugaron al tratar de esclarecer la memoria. Sistemáticamente rebusqué palabras para domar las expresiones en sus ojos imaginarios, sin embargo nada pudo contenerse en el aire.
Cada quinquenio nos acerca unos segundos, no más de eso, sigues sorprendiendo mi rutina, acorazando la realidad y desvistiendo la consciencia.
¿Qué tanto hemos aprendido?

jueves, 29 de enero de 2015

Tarde

Un viento arrollador devela instintos bajos en la gente sola, la envidia en sus miradas, golpea el amor de los extraños. Miles de argumentos florecen en el ácido de los transeúntes ajenos al maleficio.
Entonces me miraste por encima de los lentes, mientras sorbía con elegancia un poco de café negro... un remedo de malicia se pintó en sus labios, acto seguido el frío tomó parte en la mesa al arrebatar la taza que vacilaba en mis manos, sin mayores miramientos un beso se plantó en mis labios.
Así nos congelamos un rato, sin inmutar el pensamiento, sin apelar concesiones, hasta que una mano; mía o tuya no lo recuerdo, se aferró a la chaqueta y nos abrazamos.

lunes, 26 de enero de 2015

Las ideas dejaron de bordear la sensibilidad un traspié para el corazón se desenvuelve durante la noche, todo es naturaleza muerta

domingo, 25 de enero de 2015

Un relato accidental nace con la necesidad de purgar la conciencia, liberar el alma y finalmente avanzar. Cada vez que inicia el día, miles de amantes ya se han despedido y en las calles los indigentes, recogen su morada de papel para emprender un andar sin rumbo.
Entonces es cierto eso que dicen:"La vida inicia con lágrimas y de la misma forma acaba"

miércoles, 21 de enero de 2015

Comienzo escalando por tus rodillas, hasta detenerme en el punto medio de tu cuerpo. Una corriente de aire, destruye mis deseos de alcanzar tus labios malditos pero angelicales.

Pronto me desplomo a tu lado, sin pensar, mientras las imágenes fluyen de un hemisferio a la nada. Me volteo... ya no estás, solo una fragancia tóxica aún tibia se mece entre mis senos.

El deseo desgarra mi racionalidad
Estúpida vida de paradigmas
Encierro maldito

sábado, 17 de enero de 2015

Digamos que ya estoy muerta

Si me enamorará de mi querido amigo...
Y si ese amor no persiste, debería retirarme
o abstraer su presencia en mis recuerdos

Envidio mucho cada segundo que se cruza en su vida
solo tengo esta vida, pero si la quieres entonces es tuya
que tus labios disparen la sentencia y moriré

Quiero engañarme y creer que lo vales
al menos hoy si titubeo, no dejes que sea cobarde
toma mi vida sin pensarlo

viernes, 16 de enero de 2015

Lo que no merece ser nombrado

Sospechas que se confirman, espacios que se cierran. No hay derecho para que la vista se nuble, solo resta esperar, pensar y borrar.
Ninguna ley me ampara para llorar mis propios muertos, su sepultura es anónima nadie avanza junto al féretro... ni siquiera yo. Usurpo las madrugadas para exhalar mi pena, lejos del oído de los justos y en el regazo del diablo.

jueves, 15 de enero de 2015

El recuerdo envenena la memoria porque en el alma permanecen intactos

martes, 13 de enero de 2015

Un año más... se comienza a construir otra pared en el laberinto. La viejas canciones suenan con una tonada diferente, es probable que el conocimiento finalmente se acercó al nudo de las ideas. ¿Razón o deseo? La dicotomía reducida a simbolismos, la esperanza descose  los hilos del destino, de pronto la suerte dejó de balancearse de mi cuello, los vericuetos sin salida se van modelando con las veladuras que se desprenden en mi representación del cielo.

lunes, 12 de enero de 2015

Parte 3. El encuentro

El alma divagó un par de minutos, las personas comenzaron a empujarla, sin saber cómo llegó a la entrada de la estación de tren, su destino final estaba a unas escasas cuadras, las necesarias para no ser contadas, pero de memoria el pasaje se desviste en colores y diversas impresiones.
La hora pactada se abultaba en los minutos, los pasos inciertos iban cerrando el camino, cada  vez más cerca, el corazón galopaba a más allá de lo que los sentidos podían controlar, el mareo... esa sensación tantas veces confundida con el amor y el deseo, el vértigo puede se utilitarista en esta escena.
Lo extraño,quizá solo sea un exceso, la tendencia de los recuerdos es superlativa... en un relato veraz colado de la emoción y el sudor de las sábanas, se debe afrentar con desgano la carencia de romanticismo, es un plano simple, posturas que llevan al éxtasis del cuerpo, más allá de eso no hay nada, el abismo los consume en la tragedia diaria al ir ocultando los rastros.
Se detuvo frente a la puerta.

domingo, 11 de enero de 2015

Parte 2. Camino al encuentro

El calor era fuerte, la calle parecía derretirse, a cada paso se encendía un fuego en su alma, al bajar del tren supo que el destino de la tarde estaba cifrado, volver... esa era la pregunta de siempre. Los brazos anónimos eran buenos pero no superaban esa condición, solo alargaban los espacios huecos del alma. No quiero ir, sí quiero ir, debería ir, esa persona pretende esperarme, pero no es así.

viernes, 9 de enero de 2015

Parte 1. Compras

Despertó esa mañana con una sonrisa, su nuevo objeto favorito era la desnudez frente al espejo, con paciencia se enjabonaba cada parte del cuerpo gozando cada centímetro de piel, sabía que él, ansiaba el olor de su cuerpo. De nuevo la sonrisa.
Al pasar por las tiendas de lencería no pudo dejar de imaginar su cara, estaría complacido con la seda o el encaje, con sonrisa pícara fue probando uno a uno, mientras dejaba entreabierta la puerta del vestidor, se sentía una abeja reina suprema... tanto que se dedicó a tentar a los vendedores despistados.

jueves, 8 de enero de 2015

Mi existencia taciturna comienza a desvanecerse al replantear la posibilidad de esperarte, los portales del infierno pueden congelarse también en esta absurda tarea.
Con el tiempo he desarrollado una franqueza para mis adentros. ¡Claro eso no deja de teñir los demás pensamientos como irracionales! Aún puedo darme el lujo, quedan fibras del corazón sin pudrirse en la rutina, si no vuelves es seguir el plan... sin embargo me seduce la idea, para tener la excusa solemne para descorchar otra botella y luego otra después de ella.
Elimino los interrogatorios, no puedo confiar en los datos arrojados de la boca, esas palabras en extremo saladas cuando los ojos pintaban tristeza con la ironía de un amor fingido, todo es mentira lo descubrimos de golpe y nos hemos esforzado en la negación.
Pretendo recordarte.

La muerte y yo

Muerte puta, me sigues taladrando los talones y pellizcando las mejillas
¿Cuánto tiempo vamos a bailar este tango infinito?
¿Por qué me ves con ojos de aceituna?
Aún me debes muchas noches de sequía y una ronda de tequila

lunes, 5 de enero de 2015

La sangre se chorrea en el tintero mientras los versos se desploman en el papel, siguiendo el horizonte se deslucen los pensamientos, el estreno del año trae recuerdos blanqueados en el trajín de la memoria.

jueves, 1 de enero de 2015

Vuelta de página

Sin dejar el tintero secarse, una nueva historia se perfila positiva en las nuevas páginas, con la ansiedad de marcar un destino menos desorientado depurado de promesas y juegos a escondidas, cuando se decide envejecer a costa de ejemplos, no volver atrás, por más que las paredes clamen tu nombre y el cuerpo traicione con sacar a colación, la costra de alguna caricia.

Encontrar ese lado mío que aún no conozco, pero que me incita a sonreír y bailar, en medio de la calle sin importar la mirada de desaprobación, volver a los espacios comunes, ser irreverente, desobedecer a los embistes de la razón cuando sienta deseos de volver a sentirme parte de todos. Con la mirada trasnochada de sueños sin tener plan dónde ir, salvo para alejarme de su fantasma y de los muchos romances a medio acabar que atosigan el peso de la conciencia con reclamos vencidos.

En este nuevo comienzo no pretendo ocultar las lágrimas, han recorrido un largo camino para llevarme a este punto, ese sentimiento orgullo al reconocer la capacidad de explorar una gama de pedazos de alma sin colorantes y con azúcar de verdad, tampoco pretendo refinar los odios, de alguna manera han creado espacios para mejorar y por qué no, para sentir la parte baja de la humanidad y desearte mal de cuando en cuando, aunque solo sea durante un instante.

Finalmente reconocer que te tengo aunque no te has dado cuenta, ahora soy yo, la que se va dejando espacio para que me quieras como mejor te siente en la piel.