jueves, 12 de marzo de 2015

Tarde en la cafetería

Con los bolsillos llenos de ideas y las expectativas marcando el paso, pienso encontrarte por una casualidad premeditada, voy a dejar que el azar seduzca la espera mientras los mensajes cifrados del deseo van construyendo puentes entre las miradas.
Las letras dictan sonidos que me alejan de esos reflejos dulces en los ojos el rencor nos sobrecoge y el miedo alista la despedida, siempre estamos en puntos diferentes. Intento respirar la calidez ese perfume en la cercanía que solo se exhala de su pecho desnudo, por otro lado en caminos sin pudor vas dejando el rastro y las fantasías se pierden en un páramo de cama, la memoria no descansará hasta tener algo contigo.