viernes, 9 de enero de 2015

Parte 1. Compras

Despertó esa mañana con una sonrisa, su nuevo objeto favorito era la desnudez frente al espejo, con paciencia se enjabonaba cada parte del cuerpo gozando cada centímetro de piel, sabía que él, ansiaba el olor de su cuerpo. De nuevo la sonrisa.
Al pasar por las tiendas de lencería no pudo dejar de imaginar su cara, estaría complacido con la seda o el encaje, con sonrisa pícara fue probando uno a uno, mientras dejaba entreabierta la puerta del vestidor, se sentía una abeja reina suprema... tanto que se dedicó a tentar a los vendedores despistados.