lunes, 29 de diciembre de 2014

Te miro y me miras

Veo en sus ojos todo lo que carezco.
Ve en mis ojos todo lo que sobra.

Sin embargo hemos navegado millas náuticas en sábanas ajenas
dejando que las manos se crispen, las sensaciones y el deseo sean
ajenos a la realidad.

Nuestros cuerpos son una aleación de cavidades, dado que por horas
seremos la extensión del otro.

No hay espacio para el reloj, a partir de hoy solo marca los roces de su
cuerpo en el mío y al final volveremos al mismo punto, para empezar
un nuevo ciclo.