martes, 16 de diciembre de 2014

"NO MOLESTAR"

El día pactado llegó sin sorpresas, no hacía falta galas ya de eso se haría cargo el alcohol. Dejaron el romanticismo para los jóvenes ilusos, retomaron el mismo punto donde habían quedado 10 años atrás... al comenzar a desvestirse recordaron viejas heridas, no mutuas, sino de otros y otras.

Fue consuelo de tontos, difuminado por una dulce irreverencia y se dedicaron a profanar cada canción de amor para entregarse a un amalgama de cuerpos, se azotaron, se despellejaron, hasta rodar por el suelo como en los viejos tiempos.

Amanecía apacible a pesar del aguacero y la tormenta eléctrica, 4 horas juntos, él sintió frío, una sensación extraña comenzó a escalar por los dedos de los pies, hasta subir como una tarántula en busca de presa... de pronto dejó de moverse.

Ella lo miraba por el espejo, mientras esbozaba la mejor de sus sonrisas, había estudiado el síntoma, era hora de irse. Con cautela se vistió, más despacio de lo acostumbrado para disfrutar el panorama y ver como corría la catarata de vómito negro entre las sábanas, para verlo contorsionarse como un delicioso gusano de seda.

Pudo sentarse a su lado, susurrarle al oído dulces palabras remachando con ironía cada caricia, lo arropó y besó su frente ceniza. Se fue, no sin antes dejar fuera de la puerta el letrero "NO MOLESTAR"