miércoles, 5 de octubre de 2011

Aunque cambie el nombre...
la paranoia, no se mimetiza